Descubre qué es la motivación y aprende con 2 ejemplos claros

La motivación es un concepto ampliamente utilizado en el ámbito laboral, educativo y personal. Se trata de una fuerza interior que impulsa a las personas a actuar de determinada forma, ya sea para alcanzar una meta, satisfacer una necesidad o simplemente sentirse bien consigo mismas.

Tabla de contenidos
  1. ¿Qué es la motivación?
  2. Ejemplo 1: Motivación intrínseca
  3. Ejemplo 2: Motivación extrínseca

¿Qué es la motivación?

La motivación es un proceso psicológico que se activa cuando una persona tiene una meta o un objetivo que desea alcanzar. Esta fuerza interna le permite mantener el enfoque y la energía necesarios para trabajar hacia su objetivo, incluso cuando las cosas se ponen difíciles.

La motivación se puede dividir en dos categorías:

  • La motivación intrínseca: se refiere a la motivación que viene de dentro de la persona. Es decir, la persona se siente motivada por el placer o la satisfacción que le produce la actividad en sí misma. Por ejemplo, alguien que disfruta corriendo por el simple hecho de correr.
  • La motivación extrínseca: se refiere a la motivación que viene de fuera de la persona. Es decir, la persona se siente motivada por algún tipo de recompensa externa, como un aumento de sueldo, un premio o el reconocimiento de los demás. Por ejemplo, alguien que trabaja duro para conseguir un ascenso en su trabajo.

Ejemplo 1: Motivación intrínseca

Un ejemplo claro de motivación intrínseca es el caso de un estudiante que estudia por el simple hecho de aprender y adquirir conocimientos, sin importarle tanto la nota que pueda sacar en el examen. Esta persona se siente motivada por el placer y la satisfacción que le produce el aprendizaje en sí mismo.

Tal vez te interese:   Descubre los 3 componentes clave de la motivación

Este tipo de motivación es muy importante en el ámbito educativo, ya que fomenta el deseo de aprender y la curiosidad por el mundo que nos rodea. Sin embargo, es importante destacar que la motivación intrínseca también puede disminuir si el estudiante no se siente desafiado o interesado en el contenido que se le está enseñando.

Ejemplo 2: Motivación extrínseca

Un ejemplo claro de motivación extrínseca es el caso de un vendedor que trabaja duro para conseguir un bono al final del mes. Esta persona se siente motivada por la recompensa externa que recibirá si logra cumplir con sus objetivos de venta.

Este tipo de motivación puede ser muy efectivo en el ámbito laboral, ya que incentiva a los empleados a trabajar con más empeño y compromiso. Sin embargo, también es importante destacar que la motivación extrínseca puede disminuir si la recompensa no se percibe como justa o si la tarea en sí misma no es lo suficientemente interesante o desafiante.

En conclusión, la motivación es una fuerza interior que impulsa a las personas a actuar de determinada forma para alcanzar sus metas u objetivos. Esta fuerza puede ser intrínseca o extrínseca, dependiendo de si la motivación viene de dentro o de fuera de la persona.

Es importante tener en cuenta que la motivación puede variar en intensidad y duración, por lo que es importante encontrar formas de mantenerla activa y en constante evolución.

Juan González

Hola me dedico al coaching personal para sacar lo mejor de mis clientes. Compagino mi consultoría con la redacción web ya que se trata de unos de mis mayores hobbies.

Entradas relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir

Usamos cookies para asegurar que te damos la mejor experiencia en nuestra web. Si continúas usando este sitio, asumiremos que estás de acuerdo con ello. Más información